Son preciosos pero ... ¿sabías que están apunto de desaparecer?

Domingo, 18 Enero, 2015
Estos simpáticos lémures se hicieron conocidos gracias a la película animada de Madagascar al ritmo de la canción “Yo quiero marcha”. En Oasis Park Fuerteventura residen dos especies diferentes, lémur de cola anillada y lémur de collar en dos amplios recintos que simulan el bosque de Madagascar.
 
Hoy hablaremos del lémur de  cola anillada, un primate endémico de la isla de Madagascar que recibe su nombre por los espíritus de la mitología romana, debido a sus ojos brillantes, hábitos nocturnos y las estrepitosas vocalizaciones que emiten.
 
Posee un cuerpo esbelto cubierto de pelo gris y una cabeza pequeña con grandes orejas de color blanco y manchas negras alrededor de los ojos. Además, sus patas traseras son más largas que las delanteras. Generalmente, un lémur adulto mide entre 95 y 110 centímetros (incluyendo la cola que mide unos 60 centímetros), y pesa alrededor de 2.50 kg.
 
Lo que más nos llama la atención no son sus bonitos ojos o lo agradable que pueden ser, sino que el lémur de cola anilla (Lémur catta) es una de las especies más amenazadas de Madagascar, lugar de donde provienen.
 
Los lémures de cola anillada son los más estudiados entre todas las especies de lémures, así como los más reconocibles en cautividad, ya que el color de su piel y su llamativa cola hacen que se conviertan en un peligro punto de atención.
 
De su especie son los más territoriales, y aunque a día de hoy vivan dispersados por Madagascar, hoy solo existe unas pocas áreas protegidas en las que poder encontrarles. Es asombroso saber que el 94 de las 103 especies de lémures en el mundo están en riesgo de extinción, según la evaluación realizada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), publicada por el grupo Comisión para la Supervivencia de Especies.
 
En Oasis Park Fuerteventura trabajamos con multitud de zoológicos y organismos conservacionistas de todo el mundo que  participan en esta causa de distintas maneras para la conservación de esta especie, poco a poco hemos conseguido aumentar el número de estos ejemplares.
 
¿Cual es la clave para frenar su extinción?
 
 
Por desgracia, los escasos bosques llanos habitados por lémures de cola anillada son talados fácilmente, de ahí que el hábitat del lémur de cola anillada esté desapareciendo a un ritmo alarmante. De hecho, las imágenes de los satélites sugieren que el hábitat de los lémures de cola anillada está desapareciendo incluso a un nivel mayor que los hábitats de los bosques de otras partes de Madagascar. Ante esta alarmante situación, el gobierno de Madagascar ha empezado a desarrollar políticas de conservación medioambiental que han conseguido una importante recuperación de algunos espacios naturales, por lo que hay que conseguir la conservación de su hábitat.