Si te encuentras un caso así… "DENUNCIALO"

Domingo, 25 Enero, 2015
 
Hace unas semanas hemos denunciado ante la patrulla del Seprona un caso preocupante para Oasis Park Fuerteventura, se trata del envenenamiento de gatos
 
Aunque en un parque zoológico no se suelen ver animales domésticos, en nuestro caso, los gatos de la isla, abandonados se suelen acercar a nuestras instalaciones buscando alimento o refugio muchas veces y en ocasiones convirtiéndose en centenares. 
 
¿Como actuamos en estos casos?
 
Oasis Park Fuerteventura cuenta con una clínica veterinaria altamente cualificada, cada vez que aparece un ejemplar se lleva a la clínica para valorar su estado y tratarlo, pasa por cuarentena, se desparasita y en el caso que lo necesite se le nutre ya que la gran mayoría suelen tener falta de vitaminas, y posteriormente se realiza una intervención quirúrgica para que no puedan reproducirse.
 
Tras su recuperación procedemos a buscarle un nuevo refugio, normalmente contamos con asociaciones en España y fuera de España que los adoptan, cuando estas no pueden quedarse con el gato por tener demasiados, solemos buscarle un nuevo hogar asegurándonos de que su futuro sea seguro.
 
El caso que describimos anteriormente es el caso de gatos domesticados que aparecen en nuestra instalaciones, pero el caso que más nos preocupa es el de algunos gatos que son salvajes. Estos son crías nacidas en estado salvaje, son muy pocos y respetamos su condición, ya que pasan a ser parte del parque, siendo alimentados y cuidados como un huésped más.
 
Reciben el mismo tratamiento que un animal domestico y luego residen abiertamente en las instalaciones del zoo, gracias a ellos podemos luchar contra algunas plagas de ratas y pequeños insectos.
 
¿Donde esta el problema?
 
El problema radica en que hace semanas algunos de los gatos están apareciendo muertos o en estado muy avanzado por envenenamiento. En la clínica de Oasis Park Fuerteventura han realizado los análisis y han confirmado que están siendo envenenados por un producto fitosanitario altamente peligroso que se inserta en el alimento del animal. 
 
Es duro que ocurran cosas así a día de hoy, pero nuestro deber es denunciarlo y alertar a la población de este caso para que si ocurre algo similar no duden en ir a denunciarlo para que se busque al culpable y se pare esta barbaridad. 
 
Desde aquí agradecemos la intervención del Seprona de Fuerteventura en el caso expuesto.