¡Oasis Park compra animales en África!

Lunes, 27 Abril, 2015

Os sorprendería la cantidad de visitantes del parque que a la pregunta “¿de dónde crees que vienen los animales?” nos responden “la naturaleza”.

Hace años que privar a los animales salvajes de su libertad, está perseguido por la ley, pues el tráfico ilegal de especies exóticas es el tercer delito qué más dinero mueve en el mundo, después de las armas y las drogas.
Ni mucho menos nos dedicamos a correr por la Sabana Africana detrás de los babuinos para encerrarlos en jaulas, o perseguimos a los guacamayos entre los árboles de la Selva Amazónica. Como amantes de la naturaleza, defendemos la vida salvaje.

Pero entonces, ¿de dónde vienen?


Cientos de animales son incautados cada año por las autoridades y reubicados en centros de recuperación y zoológicos que nos hacemos cargo de su alojamiento, manutención y cuidado. Pero no sólo animales exóticos y llamativos: perros, caballos, burros, cabras… Los animales domésticos también sufren los estragos de la irresponsabilidad del ser humano.
El principal motivo de incautación es su tenencia en malas condiciones. Normalmente se trata de animales que han tenido la mala suerte de caer en malas manos, y digamos que su contacto con las personas no ha sido el más adecuado. Pero también se incautan por tenencia ilegal, irregularidades en la documentación, o uso en circos u otros fines lucrativos.


Pero los animales también son víctimas de las modas. Lo último es lucir en nuestras casas lo que se conoce como “nuevas mascotas”, que incluyen desde serpientes y cocodrilos, hasta aves rapaces e incluso primates. La compra irresponsable de estos animales como mascotas, nos convierte en cómplices de este mercado que pone precio a la vida.
Por suerte, cada vez son más los propietarios de este tipo de mascotas que antes de esperar a que las autoridades se los retiren, deciden llamar a nuestra puerta para cedernos sus animales. Algunas de las razones por las que deciden traerlos son porque se han hecho muy grandes, son peligrosos, o simplemente se han cansado de mantenerlos.


La sombra de la extinción acecha a numerosas especies cuya única posibilidad de volver a pisar sus hábitats naturales es la cría en cautividad con el fin de la reintroducción. Equipos de profesionales se encargan en los zoológicos de recrear sus ecosistemas y proporcionarles todo lo necesario para esquivar la impronta y pronto, puedan saborear la libertad que nuestra codicia les robó.


En Oasis Park Fuerteventura podemos afirmar que la mayoría de animales que tenemos han sido víctimas de la cadena perpetua impuesta por el ser humano. Loros, primates, reptiles, rapaces, etc., llegaron aquí sufriendo los estragos de la cautividad. Son muchas las historias que se esconden detrás de los ojos de cada uno de nuestros animales.
Pero os lanzamos una pregunta,

¿qué otra posibilidad existe?

Han sufrido, han sido privados desde su nacimiento de lo más grande que tenían: la libertad. Como amantes de la naturaleza, no nos queda otra elección que responsabilizarnos de ellos cuando otros no supieron hacerlo.
Con cada visita vuestra al parque, contribuís a mejorar su bienestar y calidad de vida, pues sin vosotros, nada de esto sería posible. Gracias a vuestra pequeña inversión y a la ilusión con la que visitáis Oasis Park Fuerteventura, luchamos día a día por suplir las necesidades nutricionales, ambientales, comportamentales y sociales de nuestros huéspedes. En nombre de todos ellos, GRACIAS por permitirnos darles un día más en un hogar donde trabajamos para que olviden su triste pasado.