La historia tras lo ocurrido

Sábado, 27 Junio, 2015
 
El día de ayer, 26 de Junio, ha significado el día más triste en la historia de Oasis Park Fuerteventura desde que abrió sus puertas en el año 1985.
 
El resultado de un error humano nos ha costado la vida de dos miembros de nuestra familia de chimpancés, King y Felipa, y las heridas a tres personas del equipo de trabajo del parque, quienes ahora se encuentran estables al igual que Cheeta quién hoy será intervenida quirúrgicamente por segunda vez.
 
Desde el dolor que nos ocasiona el hecho de ayer, deseamos explicarles en detalle cómo sucedió el incidente y la razón de las acciones tomadas para el resguardo de los civiles.
 
La historia comienza con King y Cheeta, quienes fueron acogidos por la familia propietaria del parque como dos bebés huérfanos tras ser confiscados por el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) a un fotógrafo ambulante quién los utilizaba para reproducir imágenes típicas de la época en el año 1988.
 
Felipa, el tercer miembro de la familia de chimpancés, llegó al zoológico con 22 años de edad como consecuencia de una incautación del SEPRONA al ser víctima del tráfico ilegal de animales. Felipa se integra al grupo social en los años 90 formando King y Cheeta como una más.
 
Los simios crecieron  junto a los cuidados y atenciones de la familia propietaria del zoo. Han presenciado cada etapa de sus vidas brindándoles las mejores condiciones y calidad de vida posibles, lo que se traduce en un especial sentimiento familiar y de afecto entre los chimpancés y el equipo humano de Oasis Park Fuerteventura.
 
Para nosotros es de suma importancia hacerles saber que muchas de las especies que son sacadas de su hábitat natural no se logran devolver ya que han vivido en cautiverio y han adoptado comportamientos aberrantes que los convierten en irrecuperables. En el caso de los chimpancés, muchos de los intentos de reintroducción a la naturaleza han fracasado por lo que la mejor solución es brindarles los cuidados y la alimentación necesaria para ofrecerles la mejor vida posible, y esa ha sido la misión de Oasis Park Fuerteventura desde su llegada. Podemos decir que este parque se ha convertido más que un zoológico, en un centro de rescate y rehabilitación de animales procedentes del tráfico ilegal y tenencia de animales en condiciones inadecuadas de manejo.
 
Es por ello que la pérdida de nuestros hijos King y Felipa supone un dolor insoportable al no poder salvarlos con los procedimientos de seguridad de los dardos tranquilizantes y con la cercanía de nuestras manos, los propietarios del parque estuvieron sin miedo alguno frente a ellos tratando de darles la mano y acompañarles a su instalación en varias ocasiones. Después de que el equipo de cuidadores y veterinarios accionaran el protocolo de seguridad de fuga de primates, intentaron sedarlos con los dardos tranquilizantes que, junto a la familia propietaria con quienes sintieron más confianza al conocerlos por más de 30 años, intentaron dirigir a los tres animales dentro de su instalación. Todo un acto heroico dadas las circunstancias.
 
Tras sobrepasarse el tiempo de espera concedido por las autoridades y teniendo en cuenta que existían vidas humanas en riesgo, los cuerpos de seguridad activaron su actuación que tuvo como resultado la pérdida de King y Felipa, el único macho y una de las hembras miembros de la familia de chimpancés. Protección Civil y el SEPRONA han actuado de acuerdo a los protocolos establecidos, siendo respetuosos en nuestras acciones y correctos en las suyas.
 
Desde el parque queremos aclarar que los únicos tres heridos de este lamentable hecho están estables. El trabajador que fue trasladado en helicóptero en Las Palmas fue sometido a cirugía plástica y se encuentra fuera de peligro. Dos de los tres propietarios del zoo están en un proceso recuperación de heridas leves.
 
En Oasis Park Fuerteventura ofrecemos nuestras sinceras palabras de apoyo a la familia del trabajador afectado, a los visitantes que ayer tuvieron un comportamiento inmejorable ante la situación y agradecimiento a todo el equipo de trabajo que ha puesto todo su esfuerzo y empeño el día de hoy para abrir las puertas del parque con la mayor energía y dedicación para continuar ofreciendo el mejor servicio a vuestros visitantes.