¿Guelfos?

Miércoles, 10 Febrero, 2016
 
Por fin llegó esa época del año tan especial… el nacimiento de los guelfos (palabra del dialecto canario que hace referencia a las crías lactantes de dromedario)
 
Cada año por estas fechas Oasis Park Fuerteventura se revoluciona con los nacimientos de los guelfos. Es una época de mucho trabajo, esfuerzo y dedicación pero también de una inmensa alegría. Este año esperamos alrededor de 40 nacimientos en un periodo de cinco meses.
 
Durante los meses de Diciembre a Mayo los machos entran en su época de celo y es entonces cuando comparten corrales con las hembras. De la misma manera que sucede en la naturaleza, cada macho forma un harén que defiende y con cuyas hembras se apareará hasta aproximadamente el mes de Abril. Tras un periodo de gestación de 13 meses la hembra pare una única cría (los partos gemelares son muy raros) en un parto que suele trascurrir sin problemas. 
 
A día de hoy, Oasis Park Fuerteventura ha celebrado la llegada de 8 guelfos, 4 machos y 4 hembras: Happy, Hermes, Wendy, Eugenio, Roberta, Bobby, Zoe y Blue.  Todos ellos tuvieron un parto sin problemas bajo la atenta mirada de nuestros compañeros Julio y Miguel Ángel. Los nombres han sido escogidos a través de concursos en nuestras distintas redes sociales. ¡Estate atento a ellas si quieres elegir un nombre para tus animales favoritos!
 
Una vez que nacen nuestro equipo veterinario les procura todos los cuidados para que tengan un correcto crecimiento. Al día siguiente de nacer, las crías se pesan y se hace un control de sus constantes vitales a la vez que se les administran vitaminas. Es fundamental también verificar que están mamando correctamente. A la semana se les vuelve a pesar para comprobar que están creciendo bien y no tienen problemas con la comida.
 
La primera leche que dan las hembras recibe el nombre de calostro y es esencial ya que proporciona la primera inmunidad a la cría. Pensando en  la posibilidad de tener crías cuyas madres no tengan leche suficiente o bien sean rechazadas, algunas hembras son ordeñadas para obtener parte de este calostro que se guardará en condiciones controladas y podrá ser usado con ellas.
 
Las crías duermen junto a las madres en los corrales sobre un suelo forrado de paja que ayuda a  mantener el calor, y por las mañanas salen al exterior para aprovechar la luz del sol, indispensable para que crezcan sanas. En los próximos meses los controles veterinarios son constantes para garantizar el buen estado de nuestros huéspedes más jóvenes.
 
La dieta de la madre durante esta época es fundamental, necesitando un alto grado de proteína. Esto se consigue aumentando la cantidad de alfalfa y pienso que reciben diariamente. Respetando su descanso y tranquilidad, las madres también reciben los cuidados y atenciones de nuestro equipo veterinario. 
 
Lo cierto es que los camellos son animales extraordinariamente fuertes, resistentes y muy curiosos. Les encanta el contacto con sus cuidadores y establecen relaciones muy estrechas con ellos.