Gran familia de Camellos ¡Y creciendo!

Lunes, 20 Junio, 2016
 
La mayor reserva de camellos de Europa da la bienvenida a Rony, el pequeño guelfo nacido en junio. Ya son 28 los dromedarios nacidos en lo que llevamos de año, y se esperan más.
 
Oasis Park Fuerteventura está de enhorabuena, sigue creciendo la familia de dromedarios en nuestra reserva. En lo que llevamos de año han nacido 28 guelfos y se esperan 40. Nos congratulan por estas fechas las buenas noticias de nacimientos, el último el pasado 8 de junio. Rony es nuestro huésped más joven, nació con muy buen peso y a día de hoy goza de mucha vitalidad, tal es así que tan solo tardó treinta minutos en erigirse sobre sus patitas y ahora disfruta de la ternura de su madre. Fue un nacimiento de los que se recuerdan, de noche, bajo un cielo estrellado; un alumbramiento natural… no hizo falta la intervención de los cuidadores para asistir a la camella en el parto. Rony también ayudará a perpetuar la raza Canaria de camellos que se extendió por Fuerteventura hace más de 400 años, procedentes de África.
 
La unión es saludable
El vínculo entre la camella y su retoño es una alianza vital que ayuda al crecimiento del guelfo. A pesar de que en ocasiones las madres camellas pueden rechazar a sus crías, por falta de experiencia, no es lo habitual. Y no ha sido tampoco el caso de Rony y su madre, de hecho se espera que el pequeño mame durante prácticamente todo el día en intervalos de media hora. Curiosamente nada impide que el guelfo mame quieto o incluso en movimiento. Este ritual, además, contribuirá al fortalecimiento del pequeño que puede llegar a ganar hasta un kilo diario. Una dieta rica en forrajes de primera calidad anima a la madre camella a permanecer en el corral de la lechería donde se encuentran todas las mamás. ¡Una experiencia que no te puedes perder, pregunta por el corral 3 y llévate esa imagen!
 
Los cuidadores hacen familia
El caso de Estrella es cuanto menos curioso, esta mamá camello dio a luz hace dos meses pero el paso del tiempo le une cada vez más a su guelfito. Cuando lo normal es que tras medio año los güelfos mamen todos de todas las camellas, la cría de Estrella sigue fiel a su madre. Es esa unión, al menos inicial, la que quieren garantizar nuestros cuidadores.  Ante un caso de rechazo, el paliativo más efectivo rememora una técnica del abuelo de Julio Cruz, responsable de la reserva de camellos, quien en su cuba natal confiaba en los baños de salmuera (rica fuente de sales)  para que la camella sintiera atracción por su retoño y lo lamiera. Sin embargo, en otras ocasiones la manga es el último remedio para hacer unión. Así, los cuidadores mueven a la camella a un espacio más limitado para evitar que se mueva en exceso y permita a su cría mamar. El objetivo es afianzar la relación de interdependencia y el bienestar de sendos camélidos.
 
Natalidad
Un profundo conocimiento de nuestros actuales camellos es un acierto para el futuro de las manadas. En este sentido, el apareamiento no se da sin antes considerar la buena genética y fortaleza de los machos que permanecerán en contacto con un elenco de camellas de octubre a junio aproximadamente. Transcurridos trece meses de gestación los nacimientos volverán a ser noticia, una alegría para los visitantes y una satisfacción para nuestros profesionales.