Encontramos una nueva familia para Cheeta

Martes, 17 Noviembre, 2015
 
“Ambos trabajamos para erradicar el tráfico ilegal de especies aportando soluciones desinteresadamente y eso hace que estemos seguros y tranquilos de cual será el nuevo hogar para alguien tan especial como Cheeta”
 
Después de meses de asesoramiento veterinario, Cheeta ha sido sometida a pruebas médicas por cardiólogos y especialistas en caja torácica para comprobar su buen estado de salud y acreditar que está preparada para viajar. Así, este jueves 19 de Noviembre, Oasis Park Fuerteventura procederá al traslado de Cheeta a la Fundación MONA en Girona.
 
Se trata de una chimpancé hembra de 30 años de edad. Fue adquirida ilegalmente en los años 80 junto a un chimpancé macho por su antiguo propietario, que los explotaba cuando eran crías para realizar fotografías en zonas turísticas de otra isla junto a paseantes.
 
Las autoridades retiraron los dos chimpancés al individuo, ya que está prohibido tener ilegalmente animales en peligro de extinción, potencialmente peligrosos, extremadamente sociales e inteligentes, como chimpancés, dejándolos en depósito durante más de 28 años para su cuidado voluntario y manutención por parte del zoo Oasis Park, situado en la Lajita, que además ha trabajado y trabaja como único centro de rescate y recuperación de la isla durante todos estos años. 
 
El pasado mes de julio hubo una desafortunada fuga y por motivos de seguridad se tuvo que sacrificar a dos de los tres chimpancés que se encontraban en depósito dentro de sus instalaciones. Así la única superviviente, Cheeta, quedó sola. Responsables del parque decidieron que esto suponía un perjuicio para la chimpancé, al tratarse de un animal altamente social y, con el afán de buscar la mejor solución para ella, contactaron con varios centros de rescate y cuidado de chimpancés en cautividad para que formara una nueva familia y no tuviera que vivir el resto de su vida* de su sola. (*La esperanza de vida de los chimpancés supera los 60 años).
 
Tras descartar otras opciones que existían, contactaron con la Fundación MONA en Girona, quienes también por su parte se habían puesto en comunicación previa para ofrecer su ayuda y llevar a cabo la integración de Cheeta en uno de los grupos, una vez pasado el tiempo prudente de cura y estando la primate en buen estado de salud para así formar un nuevo grupo familiar.     
 
La Fundación MONA es una entidad dedicada al rescate y rehabilitación de primates, que ejerce además una importante labor educativa y científica. Su experiencia y objetivos han sido sin duda alguna una de las cartas que han hecho que la directiva de Oasis Park Fuerteventura quisiera que Cheeta formara parte de su familia, “ambos trabajamos para erradicar el tráfico ilegal de especies aportando soluciones desinteresadamente y eso hace que estemos seguros y tranquilos de cual será el nuevo hogar para alguien tan especial como Cheeta”, afirmó la directora de educación de Oasis Park Fuerteventura Guacimara Cabrera.
 
Actualmente Cheeta es propiedad del Estado, ya que se encuentra en el zoo de Fuerteventura en depósito desde el día en que llegó. El centro ha asumido los costes de manutención y clínicos voluntariamente durante más de 28 años. La dirección del zoo considera que Cheeta es parte de su familia y que por ello seguirá desde la distancia cuidando de ella, abonando una pensión voluntaria vitalicia para su manutención y cuidado clínico una vez esté en Fundación MONA.
 
Así también se hará cargo de los costes del traslado de Cheeta. Personal de Fundación MONA se ha desplazado este lunes al zoo de Fuerteventura para ejecutar el traslado hasta sus instalaciones en Riudellots de la Selva (Girona) junto con personal y cuidadores del parque. La operación se desarrollará en la mañana del jueves. Cheeta viajará en un vuelo directo a Madrid y posteriormente será llevada por los operarios de MONA hasta Girona por carretera. Ahora Cheeta deberá pasar por un periodo de adaptación antes de poder ser integrada con los demás de su especie. 
 
Desde Oasis Park Fuerteventura agradecen el gran interés y atención mostrados por la Fundación MONA desde el primer momento en que su ayuda fue requerida. Opinan que son un gran equipo humano con una larga trayectoria profesional que ha sabido adaptarse a las circunstancias para llegar a este acuerdo para darle la mejor vida posible a Cheeta y ahora ambos comparten a un ser especial y muy querido.