¿Dónde puedo comprar un Papión? La última moda

Lunes, 4 Mayo, 2015
 
“¡Mamá, mamá! ¿Podemos comprar ese pajarito? En el cole dicen que hablan y son súper divertidos”, dicen cantidad de niños a sus madres. “Yo paso de perros y gatos… Eso son mascotas demasiado convencionales. Prefiero mi pitón. Sin duda alguna es mucho más elegante y espectacular”, comentan muchos propietarios de reptiles exóticos. “Míralo, es como un niño pequeño. ¿Ves sus manitas? Y encima me costó cuatro duros”, afirmaría un comprador cualquiera de un primate a sus invitados.
 
La compra de “nuevas mascotas” o animales exóticos, es la última moda que se esparce por todos los rincones del primer mundo. Lo último es lucir en nuestras casas un loro de colores llamativos, un cocodrilo de tamaño descomunal, o un monito que aprende juegos divertidos. Lo que en muchas ocasiones olvidamos es que la compra irresponsable de estos animales como mascotas, nos convierte en cómplices de este mercado. Un mercado que pone precio a la vida de animales salvajes.
 
Pero ¿cuándo empezamos a darnos cuenta de que hemos cometido un gravísimo error metiendo esos animales en casa? Cuando el loro pasa de ser bonito a molesto, y los vecinos amenazan con denunciarnos. Cuando la serpiente se convierten en un peligro para nuestros hijos, porque los mide mientras duermen. Cuando el mono muerde y sentimos el miedo de que nos haya transmitido una enfermedad.
 
Tenemos que sentir el miedo para entender que nos equivocamos. ¿O lo que hacemos es culpar al animal? Tristemente es nuestra tendencia. Nos sentimos mejor con nosotros mismos pensando eso, en lugar de reconocer que no estamos preparados para aportar a esos animales lo que realmente necesitan para su tenencia en cautividad. Todo lo contrario, hemos intentado convertirlos en lo que no son.
 
Llegados al punto de que se han convertido en una molestia, no es raro que muchos dueños decidan liberar en la naturaleza a sus mascotas. Gracias a este tipo de actuación, nació el concepto que ahora conocemos como “especie invasora” que desplaza a las autóctonas de la zona. Algunos ejemplos son la cotorra argentina, el galápago de florida o el mapache. El protocolo de actuación de los centros de recuperación para el control de estas especies es bastante radical.
 
Por suerte, son cada vez más los propietarios de estas mascotas que al detectar un problema de este tipo deciden donar el animal a un zoológico o centro de recuperación, donde nos aseguramos de cumplir sus necesidades y de juntarlo con otros de su especie. Algunas veces, los animales muestran síntomas del desconocimiento de sus dueños, pues sus requerimientos alimenticios y fisiológicos suelen ser más exquisitos que los de un perro o un gato. Y para ello nuestro equipo de veterinarios y especialistas se encargan de asistirlos. 
 
En Oasis Park Fuerteventura fomentamos la compra consciente de estas “nuevas mascotas” y pedimos a todos los que estéis pensando en adquirir un animal exótico que os informéis minuciosamente de las condiciones que necesitan para su correcto desarrollo: alimentación, luces ultravioleta, temperatura, humedad, ejercicio físico… Preferiríamos mil veces tener menos cantidad de animales que mostraros, que el hecho de que tengan que llegar por estos motivos. Esperamos que entre todos consigamos reducir el número de animales que se abandonan o que tienen que ser reubicados.
 
Si realmente te hace ilusión tener una mascota exótica, y consideras que tienes todo lo necesario para ello, no compres:
 
¡¡¡ADOPTA!!!
 
¡Gracias por tu colaboración!