Día Mundial del Suelo. Un recurso agotable

Jueves, 7 Julio, 2016
 
Celebramos el Día Internacional de la Conservación del Suelo cada 7 de julio.
 
El suelo que pisas, el suelo en el que habitas, el suelo del que comes. Hasta ahora ha sido el gran olvidado, sin embargo, lejos de lo que se solía pensar, este recurso no solo no es inagotable sino que se degrada a un ritmo preocupante. Según recoge la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, el 33% del suelo del mundo está degradado FAO - ¿Por qué una alianza mundial contra el suelo? y la degradación es el primer paso para la desaparición de la superficie. 
 
Las caras de la amenaza
 
En Oasis Park Fuerteventura protegemos la tierra, fomentamos el cultivo, revegetamos zonas y contribuimos así a mantener suelos fértiles. Pero, ¿cuáles son las principales amenazas del suelo a día de hoy? Los expertos en edafología (ciencia que estudia la composición y naturaleza del suelo en su relación con las plantas y su entorno) subrayan la erosión como principal mecanismo por el que desaparecen los suelos. En la imagen podrás ver los distintos “horizontes” de suelo que se han formado en cuestión de muchos miles de años. Efectivamente: un suelo tarda cientos de miles de años en formarse, pero solo pocos decenios para destruirse.
 
Pero hay más: el aumento de la población tampoco ayuda a la conservación del suelo, una mayor demanda de comida y un uso competitivo y feroz de la superficie van en contra de cualquier principio de sostenibilidad para con nuestro suelo. En el caso de Canarias, además, la salinización es otro problema añadido. En este sentido regar con el agua de los pozos, con un alto contenido en sal, tampoco da un respiro al suelo que todos compartimos.
 
Suelo canario. La degradación también nos afecta
 
Canarias está afectada por el problema de la pérdida de suelo fértil, un asunto que lleva a la reflexión a nuestros propios expertos en Oasis Park Fuerteventura. El doctor Stephan Scholz abre el interrogante: ¿y si llega una crisis internacional fuerte y no se pueden importar alimentos ni petróleo en cantidad suficiente para producir electricidad con la que desalar el agua de mar? ¿Qué hacemos entonces en Canarias? – plantea. Es difícil buscar soluciones cuando en la Comunidad Canaria no hay terrenos agrícolas fértiles en cantidad suficiente ni los manantiales dan bastante agua para todos los que vivimos en las islas afortunadas. 
 
Medidas paliativas ya en marcha
 
En el caso de Fuerteventura ya se ha pasado a la acción. El Cabildo de la isla dispone de maquinaria para conservar las gavias con su fértil suelo. ¿Qué son las gavias? Son grandes campos más o menos rectangulares encargados de la recolección de agua de escorrentías. Así, en una parcela de cultivo se erige un muro de tierra de unos 80cm, denominado “trastón”. Este muro rodea toda la gavia y hace que el agua se quede en ella. Si con fortuna el agua es suficiente, cuando llega el nivel deseado comienza a salir a través de un desagüe. 
 
 
Las gavias forman parte del paisaje de Fuerteventura, de un sistema de cultivo muy ingenioso y beneficioso… por eso cuantas más gavias -pegadas unas a otras- mejor…pues el agua circulará por todas ellas. Un suelo con agua es una superficie viva donde puede brotar la vegetación, su gran aliada. Le debemos esta técnica al continente vecino, en concreto a los esclavos moriscos que trabajaron la tierra después de la conquista. Si miramos para casa, la regulación de la ganadería extensiva también impulsaría la revegetación que tanta falta hace en nuestra isla. 
 
Los niños, conservadores del suelo
 
Somos conscientes de que la educación es el porvenir y por eso hemos desarrollado programas de educación ambiental y sensibilización para proteger el suelo con los más pequeños. Ellos han plantado, han trasplantado también en fechas clave para nuestro planeta: el Día Mundial del Medio Ambiente o el Día del Árbol, por ejemplo. Además, colaboramos con PlantforthePlanet, un proyecto impulsado por nuestro activo departamento de Educación.
 
 
Recientemente, además, inaugurábamos la Reserva de Plantas Autóctonas, el pasado mes de abril, no solo para crear un pulmón en este espacio de naturaleza sino para constituir un tejido de suelo homogéneo, estable, protegido. En nuestra Reserva se han plantado miles de tabaibas  dulces y cardones canarios, y tenemos expectativas de plantar muchísimas más en el futuro. Todos los esfuerzos en pro del suelo son pocos.
 

* Primera foto: erosión del norte de Fuerteventura, cedida por el biólogo y profesor Juan Miguel Torres.