¿Sacrificar un animal mayor o cuidar de el?

Miércoles, 17 Diciembre, 2014
Muchos se preguntan siempre que hacemos con nuestros huéspedes cuando son mayores. También se quejan cuando ven animales mayores por su aspecto llegando a pensar que están en mal estado, pero desde la reserva más grande de Europa y Oasis Park Fuerteventura, nos gustaría aclarar algunas cosas al respecto para todos vosotros amigos lectores.
 
En la reserva de dromedarios, disponemos de una zona confort de descanso para aquellos individuos que han alcanzado la edad o el estado de jubilación, esta zona está creada para su descanso continuo. Son ejemplares que se les aparta para llevar una vida de descanso absoluto bajo el cuidado de los veterinarios y cuidadores de la reserva, desde salir a pastar, a realizar juegos de enriquecimiento en sus instalaciones, pero sobretodo descansar desconectados de la actividad diaria y disfrutando en manadas cuando es posible según el caso particular de cada uno.
 
En Oasis Park Fuerteventura se considera que los animales tienen el mismo derecho a crecer y envejer que una persona, se entiende que una cosa es la agonía del animal y otra es la comodidad de no cargar con una mascota ha dejado de ser joven y empieza con achaques y va dependiendo más de sus dueños, eso no es sufrimiento, ni agonía y mucho menos es una enfermedad.
 
Hay tres etapas en la vida que se deben de respetar, la joven, la madura y la vejez, son formas diferentes de vida, pero todas meren la pena vivirlas. Se puede enfermar y agonizar en cualquiera de las etapas, y en cualquiera de ellas hay que tomar la decisión de poner fin al sufrimiento, si no hay otra solución ni remedio. Se cuida de la vida mientras es posible hacerlo, pero cuando no queda vida que solo espera el sufrimiento que no se puede aliviar, entonces hay que tener piedad y tomar la mejor decisión para aliviar al que sufre. 
 
Elena Diaz, bióloga y responsable de investigación en la granja de dromedarios nos cuenta un caso a modo de ejemplo bajo el punto de vista profesional:
 
“El caso de Margarita, una de las camellas más antiguas de la reserva con 42 años de edad, su cadera se había roto y sufría problemas típicos y normales por su edad en su morfología, estaba en un punto donde para evitar sufrimiento lo más lógico es eutanasiar al animal, pero Margarita mostraba a pesar de sus dolores una actitud positiva cada día, donde a pesar de los dolores que podía tener, no se quejaba y se levantaba como podía cada día mostrando un espíritu joven y con ganas a comerse el mundo, no estaba indicando que quería vivir que tenía una fuerza no natural y quería seguir viviendo, es por ello que se continuo suministrándole calmantes y ayudándole a sufrir menos hasta que la situación nos indicara que ya había que parar, por lo que Margarita continuo dos años más hasta que llego el día en el que nos indicó que ya había llegado su momento.”
 
En Oasis Park Fuerteventura estamos unidos a nuestros animales, y hay un momento donde el mismo nos hace saber cuándo le ha llegado el final. Pensamos que hay que saber escuchar y no guiarnos por nuestros sentimiento o comodidades. Si es que realmente les queremos, tenemos que entender que cada caso es diferente.
 
Con esto queremos enseñar a que los animales también tienen las tres etapas en la vida al igual que todos nosotros y como tal ha de ser respetadas.