¡No les hagamos más daño y aprendamos a respetar!

Viernes, 26 Diciembre, 2014
Desde hace mucho tiempo son muchas las cartas que recibimos de clientes preocupados por los primates que residen en Oasis Park Fuerteventura, desde aquí queremos agradecer el interés de cada una de vosotros y a partir de hoy comenzar a contaros poco a poco la vida de cada uno de ellos, y la situación en la que se encuentran. Sabemos que así podréis entenderlo mejor y uniros a nosotros en esta lucha constante por esos seres que merecen una vida feliz y de bienestar después de tanto sufrimiento. 
 
Todos los primates que tenemos en rehabilitación en este parque fueron primates que sufrieron una captura en su medio natural o que provienen de otros lugares donde tuvieron unas condiciones poco agradables, muchos fueron trasladados de forma ilegal para servir como mascotas y posteriormente llegaron al parque tras ser incautados por la Guardia Civil o con motivo de intercambios y donaciones de otros centros. 
 
Los primates viven en familias o grupos sociales, pero estos animales no pueden volver a su estado salvaje ya que no serían aceptados en ninguno de estos grupos. Por lo tanto no podrían sobrevivir en solitario y perecerían. Aquí los mantenemos lo mejor que podemos intentando formar familias (a veces hasta de distintas especies) para recuperar actividades naturales o comportamientos olvidados: despulgue, búsqueda de alimento, reproducción, comunicación social con los miembros de su especie para que puedan tener una estabilidad psicológica y física.
 
Son animales que han pasado por una recuperación y cuarentena previa antes de la ubicación en estas instalaciones. Pretendemos  ofrecerles la posibilidad de convivir con otros ejemplares de su misma especie, para formar un grupo familiar y ser trasladados a otros centro u otras instalaciones.
 
Muchos monos han pasado la vida como mascotas viviendo con seres humanos por lo que adquieren hábitos perjudiciales para ellos, como comer chocolate, beber refrescos, alcohol, fumar. Por lo tanto debemos educarlos para recuperarlos de estos malos hábitos proporcionándoles una dieta rica y saludable.
 
Todos los individuos deben ser capaces de mantener vidas independientes, sin necesidad del contacto con los seres humanos, deben ser capaces de jugar, aprender y entender comportamientos sociales, reproducirse y ser capaces de criar, cuidar y enseñar a su prole los comportamientos adquiridos por su propia especie. 
 
La gran mayoría de nuestros primates pertenecen al  Estado, y nosotros somos lo responsables de su cuidado y recuperación, funcionamos como un centro de recuperación y rehabilitación voluntario, no recibimos ningún tipo de ayuda administrativa institucional por ello, lo realizamos gracias a vuestra ayuda, con la recaudación de las entradas del parque y con la colaboración de muchos clientes donantes que luchan junto a nosotros por la pronta recuperación. 
 
Nuestras instalaciones son provisionales, actualmente estamos trabajando en un proyecto en el que colaboran importantes organizaciones para poder realizar nuevas instalaciones de primates que están a la altura de la seguridad y del espacio que estos animales necesitan para realizar una vida social más óptima.
 
Oasis Park Fuerteventura centra sus fuerzas en dos direcciones, por un lago realizando la recuperación de estos ejemplares en sus instalaciones y por otro informando, desde su departamento de educación. 
 
Son numerosas las campañas educativas que se realizan en los centros escolares y dentro del parque para informar a las personas sobre la explotación y venta ilegal de primates y sus consecuencias, con el deseo de que esa población joven que nos escuche sean quienes tomen decisiones en un futuro y nos ayude a cambiar este mal ejemplo que se extiende por las fronteras, y ante el que cada vez somos muchos más los que peleamos.
 
Desde aquí queremos dar las gracias a todas esas personas que nos visitan y nos ayudan a poder mantener estas instalaciones y los cuidados de los primates también a todos esos voluntarios y donantes sin los que sería imposible poder realizar tratamientos médicos y de conducta continuos para cuando lo necesitan y por ultimo gracias a la patrulla del  Seprona de la Guardia Civil de Fuerteventura  que trabaja junto a nosotros por la prohibición de la venta y posesión ilegal de estos ejemplares buscando siempre lo mejor para ellos.